Qué es el autismo

Qué es el autismo

El Trastorno del Espectro Autista, también conocido por sus siglas T.E.A., es un trastorno neurobiológico del desarrollo.

El TEA dura toda la vida y empieza a manifestarse durante los 3 primeros años. Tiene un gran impacto en la vida de los niños, sus familias, las comunidades y la sociedad. Para promover un buen desarrollo del niño es vital conocer los síntomas del autismo para un diagnóstico temprano.

La tasa del autismo en el mundo es alta y se conoce desde hace más de 100 años. Durante todos estos años de investigación y estudio se han clasificado los diversos tipos de autismo. Puede que hayas oído hablar del síndrome de Asperger pero hay otros síndromes muy distintos que se encuentran dentro de los Trastornos del Espectro Autista (como el Síndrome de Rett, o el de la desintegración infantil entre otros).

¿Necesitas apoyo o más información?

Escríbenos o llámanos, estamos a tu disposición para lo que necesites.

Orientación y apoyo
Estamos contigo

Causas

Ya empezamos a saber qué es el autismo pero, ¿Cuáles son sus causas?

Según explican desde la Confederación Autismo España: «En la actualidad no es posible determinar una causa única que explique la aparición del Trastorno del Espectro del Autismo (T.E.A.), pero sí la fuerte implicación genética en su origen«.

La variabilidad de trastornos pone de manifiesto la importancia de la interacción entre distintos genes y factores ambientales.

No se sabe a ciencia cierta, salvo en casos muy concretos, en qué medida el factor genético tiene un carácter hereditario o accidental (por una lesión genética producida durante la fecundación o la gestación).

Lo cierto es que actualmente no se han identificado claramente estos factores y se desconocen las causas del autismo. Es necesario que se continúe investigando sobre el T.E.A. para continuar definiendo que es el autismo, las causas que lo provocan y las mejores formas de trabajarlo.

Síntomas y diagnóstico precoz

La principal dificultad que encuentran los profesionales es que suele diagnosticarse tarde: Al fin y al cabo son niños con un aspecto perfectamente normal e incluso con habilidades muy desarrolladas.

Este retraso en el diagnóstico se debe a diversos factores como el carácter individual de cada niño, el momento del desarrollo en que se encuentre, el propio miedo de los médicos a equivocarse… Al fin y al cabo muchos profesionales de la pediatría carecen de formación especializada en este trastorno.

Existen algunos signos de autismo que pueden facilitar un diagnóstico precoz. Es importante conocerlos para darse cuenta cuanto antes y contactar con un profesional que nos saque de dudas aplicando las distintas herramientas diagnósticas de que disponen.

Qué hacer

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el autismo no tiene cura y acompañará al niño durante toda su vida. Sí tiene tratamiento, que si se realiza adecuadamente, contribuye al desarrollo y bienestar del autista.

El grado de mejoría e integración social del niño depende de múltiples factores como el tipo y grado de autismo, o el entorno familiar y social.

Sin embargo, está demostrado que una educación de calidad, donde se utilicen métodos y terapias adecuadas es fundamental en el desarrollo de estos niños. El trabajo educativo debe realizarse siempre bajo la supervisión y apoyo de personal especializado.